Search for content, post, videos

¿Cómo lucirían los antiguos códices si existieran hoy en día? ¿Nuestros antepasados llegaron del cosmos? Estas y más preguntas se planteó el artista Sam Rodríguez al crear su serie de ilustraciones Ancient Aliens, la cual está inspirada en códices prehispánicos y en la famosa saga de películas de Star Wars.

Desde que era pequeño Sam es seguidor de la Guerra de las Galaxias. De allí que el lanzamiento de las nuevas películas reavivaron su interés en la saga creada por George Lucas.

Este artista es originario de California. No obstante, su descendencia mexicana ha sido detonante de sus raíces en combinación con iconos de la cultura popular.

Sam Rodríguez se inició de forma autodidacta durante varios años en el arte urbano. Tiempo después obtuvo un grado universitario en Artes Plásticas por el Colegio de Artes de California.

Star Wars y México: Sam Rodriguez en entrevista para Acclaim Mag

¿Cómo han influido tus raíces mexicanas en tu carrera artística?

Soy mexicano de descendencia, pero nací y crecí en San José, California. Vivir en Cali es genial porque hay muchas culturas. Sin embargo admito que cuando era niño, la mayoría de las personas alrededor de mí eran mexicanos o centroamericanos. Pero más tarde en el graffiti me hice amigo de muchos tipos de personas.

¿Hubo un momento definitivo en tu juventud que hizo que quisieras ser un artista?

Cuando era niño, mis tíos eran D.J.’s y tenían una gran colección de discos, así que estaba expuesto a muchas ilustraciones de portadas de álbumes. Los Looney Toons también me inspiraron a dibujar. Sin embargo, no lo tomaba como algo serio hasta que a los 11 años empecé a hacer graffiti. Yo creo que eso me dio ganas de seguir haciendo arte, y también me permitió escapar de la negatividad alrededor mío.

En un principio, pasabas mucho tiempo haciendo tags ¿Qué te llevó a hacerlas?

Es muy difícil de explicar en palabras lo que es el Tagging (firmar un muro) para mí. Es un sentimiento, una acción y una imagen encimada en otra.

Como cualquier forma de caligrafía o tipografía, tienes que hacerlo repetidamente para aprenderlo apropiadamente y es un poco difícil, pero ¡si está bien hecho, es increíble!

Yo dibujaba tags (firmas) porque era todo lo que sabía sobre graffiti en ese tiempo y me era accesible. Caminar o subirme a autobuses todo el día tratando de escribir mi nombre, era como un juego y algún tipo de comunidad silenciosa me reconocía por mi toque personal.

Arte y graffiti

Para aquellos que no están familiarizados con la cultura del graffiti, el tagging (firmar) tienen un estigma negativo ¿Qué piensas de esto y porqué crees que haya estereotipos malos alrededor de esto?

Veo muchos anuncios en línea y en las calles en forma negativa, entonces las personas que no les gusta el graffiti están en todo su derecho de tener esa opinión. A veces yo veo feos graffitis que no me gustan.

Pero para aquellos que lo odian, no entienden el arte en él y lo piensan como garabatos. La principal razón por la que les desagrada es porque lo ven como vandalismo. Ahora no me gustaría que alguien taggeara mi casa, y nunca haría eso a mí mismo, pero cuando veo firmas en la calle, en los trenes, túneles o edificios abandonados no me molesta en absoluto. Me molesta cuando veo lugares descuidados, entonces ¿porque no poner algo de buen arte en ellos? No me importa que a la gente no le guste el graffiti porque es imposible complacer a todos, y si lo haces, es probables que te comprometas como persona.

Lee aquí la entrevista completa y conoce más del trabajo de Sam Rodriguez en su sitio web.

Si quieres tener los prints de la serie, da click aquí