Search for content, post, videos

Leyenda del maíz, regalo de Quetzalcóatl a los hombres

La leyenda del maíz es uno de los mitos sobre el regalo divino de los dioses al pueblo mexica.

Así como hoy en día, si no comemos con tortilla sentimos que hace falta algo, los primeros hombres sentían que sin el maíz su alimentación aún no estaba completa.

La leyenda azteca del maíz

Antes de la llegada de Quetzalcóatl, los hombres tan solo se alimentaban con raíces y animales de caza; pero no disfrutaban su comida por completo.

Además, cuando no había animales para cazar o plantas que dejaban de crecer, pasaban hambrunas con alimentos desabridos y escasos.

Sin embargo, se sabía de un lugar inaccesible detrás de altas montañas donde crecía una planta rica y bondadosa, con granos amarillos que brillaban como el sol, que los podía alimentar para siempre.

Varios fueron los valientes que trataron de recorrer el camino y fracasaron. Incluso hasta los mismos dioses, se dispusieron a mover las pesadas montañas, sin tener éxito.

Es cuando Quetzalcóatl movido por su enorme amor a los hombres, decide con su inteligencia usar otra vía para llevarle el maíz a su pueblo.

Quetzalcóatl, la leyenda de la Serpiente emplumada

Meditando en qué podía hacer, observó una hormiga que cargaba un grano, por lo que se acercó a ella para interrogarla. La pequeña fue tan amable que poco a poco se fueron haciendo amigos y le dijo a la Quetzalcóatl como atravesar las montañas.

Además se ofreció a guiarle pero por el camino no podían transitar grandes entidades. Fue así como “La Serpiente Emplumada” decidió transformarse en una hormiga negra.

Con su amiga, la hormiga roja, decidió encaminarse hacia las montañas. Sin embargo, el camino presentó grandes dificultades como depredadores, lluvia o el ser pisado por algún animal.

No obstante, el amor que tenía por su pueblo era tan grande que enfrentó todas estas adversidades para llevarles el preciado grano de maíz.

A partir de ese día, los hombres cultivaron y cosecharon el maíz hasta ser un pueblo abundante, fuerte, con riquezas, templos, palacios y bellas ciudades.

Cómo fue la fundación de Tenochtitlán: conoce el mito y la historia

Este preciado tesoro fue heredado hasta nuestros días y es parte de la alimentación diaria de los habitantes de México.

TE RECOMENDAMOS

Compartir2K
Twittear
Pin132