Search for content, post, videos

Los cuatro acuerdos Toltecas para transformar tu vida

Los cuatro acuerdos toltecas son las enseñanzas más duraderas de nuestros antepasados mesoamericanos, que hoy podemos aplicar a nuestras vidas para ser más libres y felices.

Esta sabia herencia nació de la cultura Tolteca en Tula Hidalgo hace mil años, sin embargo ha logrado trascender su tiempo e incluso sirvió como modelo para las sociedades mesoamericanas que la sucedieron. 

Inclusive, el gobernante más importante de Tula fue Ce Ácatl-Topiltzin-Quetzalcóatl, la famosa Serpiente Emplumada de la mitología mexica aquí tuvo su origen.

Sus actos y su reinado lo muestran con una interesante mezcla de atributos humanos y divinos, dado que como gobernante condujo con sabiduría el destino de su pueblo por medio del conocimiento, las artes y el humanismo.

Fue tan poderosa esta sabiduría que hoy pervive hasta nuestros días gracias a escritores como Miguel Ruíz quien la compiló en el libro “Los cuatro acuerdos” en 1997. A continuación te traemos el resumen:

Aquí encontrarás una cosmovisión para experimentar el mundo y vivir tu realidad en completo equilibrio contigo mismo y lo que te rodea.

Sé impecable con tus palabras. Primer acuerdo:

¿A qué se refiere la palabra impecable?

Su significado se refiere a perfecto, que no tiene alguna falta ni error. Pero en lo moral que está libre de pecado o incapaz de trasgredir.

Esto se logra al asumir y no hacer algo que vaya en contra de ti que manche o impida tu camino hacia la libertad personal a través de canalizar tus palabras en forma constructiva y positiva.

Lo que comunicamos está lleno de significado y energía vital que dejas fugar a través de lo que dices, escribes e incluso lo que piensas expresándolo a través de palabras.

Se necesita saber usar la palabra a través de su comprensión, para no herir y elegirla de modo constructivo.

No tomes nada personal: Segundo acuerdo

Es muy común sentirnos el centro del sistema solar, a lo que llamamos: egocentrismo, egoísmo o arrogancia.

Mostrarte demasiado susceptible a todo lo que digan o hagan alrededor tuyo, provoca gran parte del sufrimiento en la vida, ya que somos seres sociales por naturaleza y casi siempre estamos rodeados de personas.

Por lo tanto este segundo acuerdo te brindará una enorme libertad, para dejar atrás esquemas aprendidos y condicionamientos sociales y culturales que no te permiten ser lo que tu en realidad eres.

Te recomendamos: Bendición Náhuatl “Yo Libero”: sobre desapego y liberación

Asimismo, va de la mano en querer cambiar al otro para evitar la frustración de que apenas puedes cambiarte a ti mismo, sin ponerse a pensar que el otro es “un otro” con sus propios desafíos y problemas personales a los cuales también se está enfrentando.

Lee: Ometéotl, la evolución espiritual en la cosmovisión de Mesoamérica

Los cuatro acuerdos nos recuerdan que la ofensa descarga veneno sobre el que la profiere por no saber cómo deshacerse de ella.

No adivines ni supongas: Tercer acuerdo

Muy relacionado al ego, las suposiciones crean ideas falsas de la realidad que cada quien crea para justificar sus propios miedos.

Esto quiere decir que se supone para confirmar una percepción formada y sustentada, en vez de permitirnos vivir las experiencias.

Hay que considerar que la acción de suponer es un proceso inconsciente y forma parte de algo llamado sesgos cognitivos del cerebro. 

Un sesgo es un atajo que toman los procesos cerebrales para encontrar una vía de escape o solución rápida, basándose en un impulso rápido mediante el cual se asocia información basada en la experiencia de vida, conectándola con lo que se está viviendo y apresurándose a tomar el atajo (sesgo) para sacar conclusiones rápidas.

La consecuencia de estos es que los pensamientos no son certeros y provocan querer controlar o precipitar las situaciones a una velocidad que exige tu dinámica emocional.

Para esto debes hacer más preguntas, ser paciente, reflexionar y conectar mejor con las demás personas.

Haz siempre lo máximo, lo mejor que puedas: Cuarto acuerdo

Expresar continuamente el máximo compromiso hacia tus acciones producto de tus pensamientos, es de lo que se trata el último acuerdo.

Se refiere a tomar una elección consciente de salir de tu zona cómoda y dar un esfuerzo extra para ser una mejor persona en cada día de tu vida.

Esto se logra a través de alimentarte de energía positiva y liberarte de las cargas emocionales para alcanzar un nivel superior de excelencia en todo lo que realices.

Existe una fuente inagotable de poder personal para ser mejor en cada acción en todos los planos de tu vida. 

Los cuatro acuerdos nos dicen recordar y revalorizar el fracaso con el aprendizaje que te ha dejado.

Fuente

Compartir
Twittear
Pin41