Search for content, post, videos

Así fue como María Sabina descubrió en los hongos la llave de la sanación

Spread the love

Los hongos hablan por la voz de María Sabina y sus palabras levantan a los enfermos. Sin embargo, no todos pueden “ver” comiendo hongos. Para Sabina quienes no nacían para ser sabios, no pueden alcanzar a entender el lenguaje de los hongos, aunque hagan muchas veladas.

Esto dijo María Sabina sobre cómo fue su primera sanación a un enfermo con los ‘niños santos’ como ella llamaba a los hongos psicoactivos que crecían en su pueblo de Huautla de Jiménez, Oaxaca.

«Tenía 8 años de edad cuando un hermano de mi madre se enfermó. Estaba muy enfermo y los chamanes de la sierra, que trataron de curarlo con hierbas, ya no podían hacer nada por él. Entonces recordé lo que me había dicho Teonanácatl (el hongo sagrado): que fuera a buscarlo cuando necesitara ayuda.»

 

«Salí a recoger los hongos sagrados y los llevé a casa de mi tío. Los comí delante de él, que estaba moribundo. Los Teonanácatl me condujeron a su mundo de inmediato y les pregunté qué tenía mi tío y qué podía hacer yo para salvarlo. Me dijeron que un espíritu malo había penetrado en su sangre; para curarlo debíamos de darle unas hierbas, no de los curanderos, sino otras.

Pregunté dónde se encontraban esas hierbas y me llevaron al monte, a un lugar donde crecían árboles altos y donde fluían las aguas de arroyo; era el mismo lugar que había visto en mi viaje, las mismas hierbas. Las arranqué y llevé a casa, donde las herví con agua y se las di a mi tío. A los pocos días el hermano de mi madre estaba».

Estas fueron las palabras de la chamana María Sabina del pueblo Nashinandá (mazateca) que descubrió a temprana edad el lenguaje de la sanación de las personas, perteneciente a un mundo donde vive dios, la muerte, los espíritus y los santos.

El primer viaje de María Sabina con los hongos

La llave que abre la puerta a esta sabiduría le fue entregada desde su primer experiencia con los hongos. Mientras las cabras pastaban en el monte y ella padecía un hambre terrible, comió los hongos, conocidos en la ciencia como psilocybe mexicana, que a partir de ese momento los llamaría «niñitos santos».

A través de este primer viaje amigable y acogedor los hongos le revelaron en su lenguaje sagrado que la protegerían y ayudarían tanto como sería necesario, solo tenía que regresar a buscarlos.

Por consiguiente el encuentro con este aliado le permitió a Sabina, además de ayudar a otros y revelar al mundo un lugar donde todo ha sucedido y todo se sabe, la posibilidad de perpetuar el conocimiento emanado de lo más profundo de la sierra Nashinandá (mazateca).