Search for content, post, videos

Hackean audioguías del penacho de Moctezuma en Viena

Dos mexicanos lograron hacer algo increíble en pro de recuperar el penacho de Moctezuma que se encuentra en el Museo Etnográfico de Viena en Austria, pieza ha levantado a lo largo de los años gran indignación entre los mexicanos por su lejanía de su lugar de origen.

Multiples súplicas y peticiones se han hecho por gobierno de México para regresarlo a Tenochtitlán, pero en esta ocasión la sociedad civil ha tomado acciones.

Los responsables de esta gran hazaña son Sebastián Arrechedera y Yosu Arangüena, quienes armaron su plan “Audioguías de la verdad” para reemplazar los aparatos que relatan la historia de cada pieza en el recinto por unas grabadas por ellos en inglés, alemán y español que difundieran una versión más apegada a la verdad del origen del penacho de Moctezuma.

Inclusive se dieron a la tarea de comprar audioguías del mismo modelo que hay en el museo para dar a conocer el mensaje con un tinte de reclamo histórico para que los visitantes escucharan el origen de la Corona de Moctezuma.

Yosu comentó para el medio El confidencial:

“Lo que hemos hecho es comprar el mismo modelo de audioguía y cambiarlas por las nuestras. El mensaje que escuchan los visitantes en todo el museo es el mismo salvo cuando se plantan delante de la Corona de Moctezuma donde escuchan nuestro audio sobre su origen y pertenencia en inglés, alemán y español”,

“Nadie sabía nada. El museo deja entrar gratis a los mexicanos como cortesía por tener ellos la corona. Nosotros tomábamos una audioguía, dábamos la vuelta como turistas, nos íbamos al baño, sacábamos la nuestra y al devolverla dejábamos dos. Las audioguías no las tienen contadas, las echan en un cubículo, recargan y las toman de nuevo los visitantes. Es muy simple”.

Cabe señalar que los jóvenes enfatizaron que realizaron su labor sin ayuda del personal del museo además es muy significativa dado que el narrandor es Xokonoschtletl Gómora, líder de la Asocación Civil Yankuik Anahuak y quien es un descendiente de aztecas.

Lo que se podía escuchar en la audioguía hackeada en el Penacho de Moctezuma es:

“Hola, te doy la bienvenida a esta audioguía de la verdad. Una versión de la historia contada por los herederos de los que sufrimos la invasión europea. Mi nombre es Xokonoschetlet Gómora, soy un descendiente azteca, y he dedicado mi vida a que la sagrada corona de nuestro emperador Moctezuma vuelva a nuestra tierra. Hoy es 13 de agosto del año 2021, un día de luto para México porque se cumplen 500 años de la destrucción de Tenochtitlán a manos del invasor español Hernán Cortés”.

Esto y más se explica a lo largo de ocho minutos que el penacho en realidad es una corona y su nombre real es Kopilli Ketzalli, lo cual significa poder espiritual.

“No creemos en la versión, ni en las supuestas verdades y hechos de tantos año”, es una de las frases finales de el controversial audio.

El Penacho de Moctezuma

Llegó a Austria en 1699 y permaneció ahí por más de 200 años, siendo resguardado en el Palacio de Ambras. Sin embago, aún es un misterio como llegó al país europeo, pero la historia de occidente dice que fue un obsequio del tlatoani Moctezuma al conquistador español Hernán Cortés, y que al ser enviado a España por este último, el barco en el que viajaba fue saqueado por piratas, quienes lo extrajeron.

Fue hasta 1978 que fue restaurado por primera vez y a partir de essa fecha ha sido renovado en diversas ocasiones.

Te recomendamos Descubren lingote de oro de Cortés de la Noche Triste

La imponente pieza tiene en su composición mil 500 piezas y 222 plumas de distintas especies de aves. Siendo su estructura del penacho es de palillos de hilo de agave y algodón, con refuerzos que generan una red del mismo hilo.

Además mide 1.16 metros de alto, y tiene 1.75 metros de ancho, por lo que su precio está valuado en 500 millones de dólares, de acuerdo al medio Oink Oink.

La principal razón por la que el gobierno del país europeo ha negado el traslado del Penacho de Moctezuma a México, es por su fragilidad, dado que las vibraciones de un barco o un avión podrían dañarlo de manera irreparable.

Fuente

Compartir
Twittear
Pin4