Search for content, post, videos

La Leyenda del Conejo en la Luna: el hermoso mito mexica que nunca te contaron

conejo en la luna 9 portada

El conejo fue un animal sagrado para los mexicas, relacionado a la nobleza, la fertilidad, la luna y el pulque.  Como nosotros, a diario veían su figura en la luna plasmada por los mismos dioses, según la leyenda.

conejo en la luna 3

La leyenda del Conejo en la Luna

Quetzalcóatl, el dios grande y bueno, se fue a viajar una vez por el mundo con figura de hombre. Como había caminado todo un día, a la caída de la tarde se sintió fatigado y con hambre.

Pero todavía siguió caminando, hasta que las estrellas comenzaron a brillar y la luna se asomó a la ventana de los cielos.

Entonces se sentó a la orilla del camino, para descansar, cuando vio a un conejito que había salido a cenar.

-¿Qué estás comiendo?, – le preguntó.
-Estoy comiendo zacate. ¿Quieres un poco?
-Gracias, pero yo no como zacate.
-¿Qué vas a hacer entonces?
-Morirme tal vez de hambre y de sed.

conejo en la luna 5

El conejito se acercó a Quetzalcóatl y le dijo:

-Mira, yo no soy más que un conejito, pero si tienes hambre, cómeme, estoy aquí.

Entonces el dios acarició al conejito y le dijo:

– Me emocionan tus palabras – le dijo acariciándole la cabeza con suavidad – A partir de hoy, siempre serás recordado. Te lo mereces por ser tan bueno.

Y lo levantó alto, muy alto, hasta la luna, donde quedó estampada la figura del conejo.

conejo_de_la_luna_by_tozani-d3bipha

 

Después, el dios lo bajó a la tierra y le dijo:

-Ahí tienes tu retrato en luz, para todos los hombres y para todos los tiempos.

Tú no serás más que un conejito, pero todo el mundo, para siempre, se ha de acordar de ti.

quetzalcoatl conejo en la luna leyenda

 

Tochtli en la Luna, crónicas españolas

Cuando todo era oscuridad y reinaba el caos, los dioses se reunieron en Teotihuacán, para decidir qué dios se sacrificaría para iluminar el mundo.

 

Entonces Tecuciztécatl, “El dios precioso, adornado y pretencioso”, divinidad muy rica que todo lo que ofrendaba era precioso, como las plumas de quetzal, se adelantó y dijo: “Yo me haré cargo”. Inmediatamente los dioses se preguntaron: “¿Quién será el otro?”.
Se hizo un absoluto silencio. Ningún otro dios se atrevía a ofrecerse como voluntario. Todos temían sacrificarse. No hacían nada más que mirarse entre sí. Sobraban excusas para no ser elegido. Entonces los dioses se acordaron de Nanahuatzin, “El dios buboso, sarnoso”, un dios muy retraído que no hablaba. Entonces le solicitaron que él fuera el que alumbrara. Nanahuatzin aceptó de buena gana y sin vacilación: “Obedeceré lo que me han mandado”, dijo.

Y entonces se dispuso una enorme hoguera en el lugar llamado Teotexcalli, “La casa del peñasco de los dioses”, lugar considerado como “El hogar de lo divino”.

Mientras Nanahuatzin ofrendaba espinas de maguey con su sangre, cañas verdes atadas de tres en tres y bolitas de heno, Tecuciztécatl ofrecía espinas hechas de piedras preciosas, de coral colorado en vez de sangre, plumas de quetzal y pelotas de oro, deleitando al olfato con el mejor copal. En vez de copal Nanahuatzin quemaba las costras de sus bubas.

Con todos alrededor, en el Teotexcalli ardió el fuego por cuatro noches. Acto seguido los dioses se colocaron de pie en dos filas al lado de la hoguera, listos para presenciar el espectáculo. Nanahuatzin y Tecuciztécatl se situaron frente al fuego, en medio de los demás dioses. Y entonces estos últimos ordenaron: “¡Venga Tecuciztécatl! ¡Entra al fuego!”

Nanahuatzin, leyenda del ajolote

Al dios contra la enorme pira, le ganó el miedo y dio marcha atrás. Volvió a intentarlo, hasta cuatro veces, el límite permitido por los propios dioses. Entonces se volvieron hacia Nanahuatzin y le dijeron: “¡Venga Nanahuatzin!¡Entra al fuego!”.

Este inmediatamente cerró los ojos y se lanzó a la hoguera. Comenzó a crujir en el fuego, y fue cuando Tecuciztécatl también se arrojó. En ese momento un águila pasó tan cerca que dicen que por eso las águilas tienen las plumas color negro. También pasó un tigre, y como éste no se quemó, sólo se chamuscó un poco, fue así como quedó medio manchado.

Sacrificio de Nanahuatzin por el Tonalamatl Ollin

Sacrificio de Nanahuatzin por el Tonalamatl Ollin

Fue tal la resplandecía de Nanahuatzin que nadie lo podía mirar. Después de él y en el mismo lugar apareció Tecuciztécatl, igual de brillante. Y los dioses se preguntaron: “¿Acaso está bien que vayan los dos a la par?” “¡No!”, se contestaron.

En este momento uno de los dioses golpeó con un conejo a Tecuciztécatl, con lo que le suprimió el resplandor, quedando la luna como la vemos hasta ahora.

conejo en la luna 6

TE RECOMENDAMOS

La leyenda de Mayahuel, deidad creadora del maguey